La revolución de la Medicina Bioelectrónica: las posibilidades de un tratamiento no invasivo selectivo

La medicina bioelectrónica se postula como una de las grandes revoluciones de nuestro tiempo ya que puede ser la clave para la transformación en la atención médica del futuro.

Descubre qué es la medicina bioelectrónica y cómo puede mejorar los tratamientos.

Dianas Terapeuticas Que Es

La Medicina Bioelectrónica está causando un impacto cada vez más importante en la industria de la salud. Aprovecha el conocimiento cada vez mayor de las señales bioeléctricas en el cuerpo para prevenir, controlar y tratar enfermedades.

El cuerpo humano tiene una compleja red neuronal y estructuras de soporte que son claves en procesos como la inflamación, el dolor, las disfunciones fisiológicas y multitud de patologías humanas. Intervenciones mínimas a nivel de vías de transmisión de señales bioeléctricas pueden generar enormes beneficios para la salud.

En los últimos años, se han desarrollado dispositivos bioelectrónicos innovadores que restablecen, estimulan y modulan funciones fisiológicas promoviendo la curación y volver a un estado más saludable trabajando en sinergia con el sistema neurológico.

Hacia objetivos terapéuticos de forma inteligente con la medicina bioelectrónica

Estos dispositivos y tecnologías nos brindan una forma diferente de controlar las enfermedades y tienen el potencial de revolucionar nuestro enfoque en una amplia gama de enfermedades y disfunciones.

Uno de los mayores beneficios de los dispositivos bioelectrónicos es que, debido a que se dirigen a dianas terapéuticas selectivamente, regulando funciones fisiológicas específicas en nuestro cuerpo, pueden intervenir con mayor precisión en la fuente del problema que gran cantidad de principios activos farmacológicos.

Como resultado de su naturaleza específica y su papel en la optimización inherente del propio sistema nervioso del cuerpo, presenta mínimos o nulos efectos secundarios en comparación con los medicamentos convencionales.

La razón de esto es que los tratamientos basados ​​en productos químicos generalmente se distribuyen en el cuerpo de forma generalizada siendo muy complicado restringir su acción a órganos o tejidos específicos sin que aparezcan efectos colaterales en otros órganos o tejidos que no se pretenden tratar.

Por el contrario, los dispositivos bioelectrónicos se basan en la utilización de señales bioeléctricas similares a las que rigen las funciones fisiológicas en nuestro propio cuerpo en lugar de agentes químicos que pueden provocar efectos secundarios no deseados.

Por qué la Medicina Bioelectrónica puede reportar beneficios para el paciente

Los beneficios que ofrece la Medicina Bioelectrónica, la posicionan para desempeñar un papel de liderazgo en la transformación de la atención médica en los próximos años. Hemos estado desarrollando dispositivos para modificar las señales bioeléctricas de los pacientes durante más de un cuarto de siglo, por lo que el concepto no es nuevo.

Sin embargo, este campo está en constante evolución y en la última década los avances en el conocimiento sobre vías de transmisión neuronales, mecanismos de acción y señales bioeléctricas han sido enormes.

La bioelectrónica médica en los últimos años ha desarrollado nuevos sistemas de administración, incluida la miniaturización de dispositivos, y opciones de tratamiento no invasivas altamente selectivas y eficaces, que elimina efectivamente la necesidad de que un cirujano implante un dispositivo.

El desafío: incrementar la accesibilidad a la medicina bioelectrónica

Estos desarrollos no solo tienen el potencial de ahorrar costos para los sistemas de salud, sino que también nos permiten brindar una atención más personalizada como resultado. Aportan tratamientos totalmente no invasivos, que permiten a los pacientes y médicos muchas más opciones y mayor eficacia sin efectos adversos colaterales.

Por todo esto, la Medicina Bioelectrónica debe situarse en primera línea de la asistencia sanitaria facilitando opciones terapéuticas mucho más accesibles para la población. Un ejemplo claro de sus múltiples beneficios, son las grandes ventajas que aporta frente a las técnicas intervencionistas de implantación de neuroestimuladores.

Los pacientes ya no tienen que enfrentarse a los riesgos asociados con el enfoque quirúrgico de la implantación de los mismos, pueden acceder a las terapias que ofrece la Medicina Bioelectrónica comprobando si les proporciona un beneficio terapéutico sin efectos secundarios., en contraposición a un acto quirúrgico con un costo económico y de riesgos asociados singularmente alto y una elevada posibilidad de no ser efectivo.

Otro ejemplo claro es el aumento creciente del consumo de opioides debido al impacto que está generando el dolor crónico en la sociedad, produciendo en algunos países como Estados Unidos una verdadera crisis sanitaria “la crisis de los opioides” de consecuencias devastadoras.

El problema de la adicción a los opioides, pone en valor, ahora más que nunca, la necesidad de plantear enfoques diferentes para tratar el dolor crónico, abordajes donde la vía farmacológica, aún sin proporcionar un buen control del dolor en muchos casos, no siga siendo considerada la primera opción terapéutica.