¿Cuál es el dolor más intenso que existe?

La sensación dolorosa es difícil de medir. El umbral del dolor es muy variable de una persona a otra, pero múltiples estudios coinciden en que el peor dolor que puede sentir un ser humano es el provocado por la Neuralgia del Trigémino. Tanto es así, que se la conoce como la “enfermedad del suicidio”.

Solo quien padece neuralgia de Trigémino conoce el dolor que provoca esta enfermedad y lo que influye a la hora de hacer una vida normal, causando una gran incapacidad física y psicológica. De carácter crónico, cuando se ve afectado el nervio trigémino el paciente comienza a notar dolores en el rostro cuando habla, gesticula o ingiere alimentos. 

Dianas Terapeuticas Que Es

Su diagnóstico es complejo ya que sus síntomas son similares a los de otras dolencias y, a día de hoy, la farmacología no ha descubierto un tratamiento con alto porcentaje de efectividad, y ni las técnicas analgésicas invasivas ni la cirugía, han conseguido hasta ahora resultados esperanzadores.

En Teryos Medicina Clínica Funcional, manejamos el dolor independientemente de su tipología, con excelentes resultados, y la neuralgia del trigémino no es una excepción.

Recuperamos una entrevista a nuestra Directora Clínica, Susana Ríos, en biotronicsalud.es para desgranar las claves de esta afección crónica y su tratamiento con el Método Teryos.

¿Qué es la Neuralgia del Trigémino?

Es una neuropatía que cursa con episodios de intenso dolor y otra sintomatología sensitiva en el trayecto de una o varias de las ramas de dicho nervio, que se distribuyen por cavidad orofacial, sien, nariz, ojos, mejillas…

En ocasiones, la neuralgia del trigémino tiene un origen claramente estructural, debido en la mayoría de los casos a la compresión del nervio por parte de arterias que pasan junto a él. Estos casos tienen un mejor pronóstico, puesto que el origen es claro y podemos actuar sobre él mediante cirugías o con medicación.

Las enfermedades desmielinizantes, como la esclerosis múltiple, también pueden provocar daños en la envoltura del nervio y provocar una NT.

Sin embargo, se presentan muchos casos en los que es difícil diagnosticar la causa objetiva que justifique la sintomatología, son los más difíciles de resolver, y suelen estar asociados a alteraciones funcionales en vías nerviosas y/o a procesos de sensibilización central

En todos los casos, es posible su tratamiento mediante el Método Teryos.

¿Qué es el método Teryos, y cómo puede ayudar a los pacientes con Neuralgia de Trigémino?

El MÉTODO TERYOS es un nuevo e innovador método de diagnóstico y de tratamiento, desarrollado por nuestro equipo, que permite aumentar la calidad de vida de las personas, aliviando el dolor y mejorando la funcionalidad.

Se estructura en 4 fases: desensibilización, analgesia, coordinación neuromuscular y programa de ejercicios.

Las dos primeras son especialmente importantes en el abordaje de la neuralgia del trigémino. En ellas, mediante dispositivos biotecnológicos, se administran, a través de la piel y la mucosa oral, señales bioeléctricas que actúan, en la primera fase, disminuyendo la alteración sensitiva y la sensibilización neurológica periférica y central presente en estos procesos y, en la fase de analgesia, permiten el bloqueo de los impulsos dolorosos a diferentes niveles.

Se lleva a cabo a través de sesiones de tratamiento de una hora de duración aproximadamente. Para la neuralgia del trigémino suele ser habitual comenzar con sesiones diarias e ir reduciendo la frecuencia de estas sesiones en función de la mejoría del paciente. No obstante, será en la consulta inicial, tras la realización de las pruebas diagnósticas pertinentes, cuando podremos establecer la pauta de tratamiento adecuada para cada paciente.

Es un tratamiento no invasivo, que resulta agradable para el paciente y permite reducir e incluso eliminar la medicación, y con ella los posibles efectos secundarios que pudiera ocasionar. Además, la calidad de vida no se ve afectada y no se alteran las capacidades físicas ni mentales de los pacientes, al contrario de lo que suele ocurrir en algunos casos cuando, por ejemplo, se emplean dosis elevadas de fármacos analgésicos potentes.

¿Y los resultados son definitivos?

Una vez que conseguimos eliminar el dolor, existen casos en los que éste no vuelve a aparecer en meses o años. En otras ocasiones, se recomienda un tratamiento de mantenimiento que puede realizarse una o dos veces al mes una vez que hayamos conseguido estabilizar los síntomas.

¿Y se pueden tratar otras neuralgias con el método Teryos?

Por supuesto, podemos tratar cualquier tipo de neuralgia. Tenemos amplia experiencia en el tratamiento de glosodinias, neuralgias postherpéticas, neuralgias post-cirugías, asociadas a enfermedades sistémicas, entre otras, con excelentes resultados, incluso en casos muy cronificados con muchos años de evolución.

¿Tiene contraindicaciones?

En determinadas fases del tratamiento solemos emplear herramientas cuyo uso no está recomendado para pacientes que tengan implantado un marcapasos u otros dispositivos electrónicos, así como para embarazadas en el primer trimestre. En estos casos, podemos realizar un tratamiento adaptado con el que también se pueden obtener buenos resultados.